Alaskan Klee Kai

Características del Alaskan Klee Kai

A diferencia de los Huskies de Alaska y Siberia de los que descienden, los Alaskan Klee Kais están destinados a ser perros de compañía, en lugar de animales de trabajo que tiran de trineos.

Aunque se parecen a los Huskies, los Alaskan Klee Kais tienen algunas diferencias obvias en su temperamento, incluyendo su desconfianza hacia los extraños.

Aunque no les importan los rostros desconocidos, son perros familiares muy cariñosos, y su constante vigilancia los convierte en buenos perros guardianes.

Los Alaskan Klee Kais adoran la atención de sus humanos y están ansiosos por complacer, lo que los hace altamente entrenables.

Aunque son una raza relativamente nueva que no es reconocida por el American Kennel Club, son reconocidos por varios otros clubes de perreras, y se han establecido muchos estándares de raza. Dicho esto, todavía hay variaciones entre los perros dentro de la raza, y algunos criadores están trabajando para cambiar los rasgos de temperamento menos deseables, como el nerviosismo.

Los Alaskan Klee Kais no son criados por muchos, por lo que siguen siendo una raza bastante rara en todo el mundo.

Historia del Alaskan Klee Kai

El Alaskan Klee Kai proviene de Wasilla, Alaska, donde fue desarrollado por una mujer llamada Linda S. Spurlin y su familia.

Ella quería crear un tipo más pequeño de Husky que pudiera servir como perro de compañía, después de ver una versión pequeña de un Husky Siberiano en Oklahoma, así que cuando regresó a Alaska, se puso a trabajar creando el perro que hoy reconocemos como el Alaskan Klee Kai.

A diferencia de algunos criadores que desean crear razas más pequeñas, Spurlin no crió perros que sufrieran de enanismo. En cambio, crió huskies siberianos y de Alaska con razas como la Schipperke y la Alaskan Eskimo  para reducir el tamaño de los cachorros.

Unos diez años después de presentar al público el Alaskan Klee Kai, Spurlin se retiró de la cría, aunque otros criadores siguen produciendo estos perros. Aún  son pocos en número, y la raza sigue siendo rara.

Como raza más nueva, el Alaskan Klee Kai no ha sido reconocido por algunos clubes de perreras, incluyendo el American Kennel Club, como perro de raza pura, aunque la raza ha sido reconocida por la American Rare Breed Association desde 1995 y el United Kennel Club desde 1997.

Personalidad de los Alaskan Klee Kais

Los Alaskan Klee Kais son inteligentes, enérgicos y cariñosos con sus familias.

No se preocupan mucho por los extraños y requieren una formación de socialización de por vida si quieren ser amigables con las personas nuevas. Sin embargo, su desconfianza hacia los nuevos rostros los convierte en excelentes guardianes.

Cuando se trata de entrenar, los Alaskan Klee Kais aprenden rápidamente los comandos básicos e incluso se encuentran entre los primeros de la clase.

Están ansiosos por complacer y altamente motivados por la comida, y son más que capaces de tomar un entrenamiento de agilidad, lo que puede ayudar a quemar parte de su alta energía a lo largo del día.

Una vez que tienen por lo menos una buena caminata larga y una sesión de juego saludable, por lo general están contentos de pasar el resto del día siendo papas de sofá, pero descuidan sus necesidades de ejercicio, y pueden aburrirse, estar ansiosos y ser destructivos. Tenga cuidado en las caminatas, ya que estos perros tienen una alta propulsión de presas que puede causar que se escapen si ven vida silvestre.

A los Alaskan Klee Kais les encanta ser los centros de atención en sus familias, pero también se harán oír cuando no se satisfagan sus necesidades. Aunque no suelen ser demasiado bochornosos y generalmente son más callados que sus antepasados Husky, ladrarán y llorarán para expresar su desagrado, y pueden ser sensibles.

 

Deja un comentario